Lola, 28 días

No hay nada mejor como ir a hacer una sesión de bebe y encontrarte con 4 mujeres, todo son facilidades y soluciones. Si se hace pipi no pasa nada, se cambia de empapador, si vomita… se le limpia con la toallita y listo. Y si una no puede dormir a la pequeña ya esta la prima o la hermana para conseguir relajarla y que se quede dormida. Fue una sesión divertida y entretenida ya que Lola estaba bien despierta y enseguida nos regalaba alguna sonrisa, siempre en busca de la luz y mostrando gran fortaleza pese a su corta edad.

A veces una mirada lo dice todo, y más cuando eres pequeña, buscas a tu madre intentando encontrar alimento, sosiego, amor y en algunos momentos como éste, la explicación de porqué tanto revuelo en casa. Si además le añades que tienes un hermano que no para quieto y ya habla por los codos, la sesión puede ser más que divertida.

Aprovecho para agradecer que hayan contado conmigo para fotografiar a la pequeña y darles la enhorabuena a los padres y a toda la familia, tenéis un amor de niña.

Lola, 28 días.

 
error: ¡No debes copiar!