África, 8 días

En esta casa no creo que se aburran ya que con el torbellino Iker, hasta ahora el más pequeño de la familia, siempre hay que estar alerta con sus ocurrencias porque nunca sabes por donde puede salir.

Pero todo cambió cuando llegó una preciosa niña, África, destronando al rey de la casa al quitarle todo el protagonismo que éste antes tenía, aunque se nota el cariño y protección que su hermano le ofrece. Sus mejillas sonrosadas invitan a permanecer mirándola en silencio por un largo instante, la serenidad de sus gestos contrasta con la energía que desprende cuando está despierta,…

Soñar no sabemos lo que soñaría esta pequeña princesa, pero sus expresiones eran placenteras y relajadas, regalando en algún instante amplias sonrisas que encandilaban a sus padres.

Una pequeña muestra de la sesión y de esta simpática pequeña la tenéis a continuación de estas líneas.

Espero que os gusten tanto como a su familia.